ESTRELLITA

 

Una estrellita, desde el cielo, miraba a la tierra y la veía tan bella, azul y tranquila, que soñaba cómo sería vivir en ella. La soñaba con verdes prados, árboles, montañas, cascadas, aguas limpias y azules… todo belleza.

Un día decidió que bajaría al planeta y se puso a ello, pero ¿cómo podía hacerlo? Entonces cerró los ojos y lo deseó con todas sus fuerzas, y en el esfuerzo se quedó dormidita y soñó que caía, caía, caía… desprendiéndose del firmamento y velozmente fue a parar de un golpe a la tierra. Tan grande fue su golpe que, cuando se incorporó toda envuelta de tierra y barro, estaba tan aturdida que ¡no acertaba a recordar nada!, ni tan siquiera quién era, ni cómo había llegado hasta allí. 

 

Pasó el tiempo y las gentes del lugar le dijeron qué cosas eran buenas y qué cosas eran malas por allí. Estrellita iba aprendiendo y se iba acostumbrando a ellas pero no se sentía cómoda, pues en su interior sentía que no pertenecía a ese lugar, a esas gentes… miraba al cielo y añoraba la luz de las estrellas que veía allá arriba, y en lo más profundo de su ser sentía que aquellas eran su familia y que allá estaba su hogar.

 

Un día se puso a soñar cómo sería volver a su verdadero hogar, con su familia… cuando una vocecita en su interior le susurró cálidamente a su corazón: “cierra los ojos y desea con todas tus fuerzas volar, volar, volar hasta allá arriba, hasta las estrellas…” Estrellita así lo hizo. Cerró sus ojitos soñadores y deseó elevarse hasta el firmamento, con todas sus fuerzas, con tantas fuerzas que se quedó dormidita y soñó. Soñó que se elevaba y volaba, volaba, volaba majestuosamente hacia el cielo, acercándose a la luz de las estrellas, y al llegar a ellas su envoltorio de tierra y barro se desprendió de ella y una gran fuente de luz la envolvió, y fue entonces cuando recordó quién era y por qué había bajado a la tierra.

 

Desde entonces, pensó que era bonito soñar, pero más bello era aún ser luz y poder alumbrar desde el cielo, las frías noches de la tierra.

 

* * *     

Fernando Cravioto

Julio de 2014

 

Comentarios: 4
  • #4

    Fernando Cravioto (martes, 02 febrero 2016 13:42)

    Gracias a ti, FeminaLópez, por la pureza de tu alma que regalas en tus comentarios.

  • #3

    FerminaLópez (martes, 02 febrero 2016 08:24)

    Estrellita, estrellita, ilumíname con tu luz para que yo también recuerde quién soy, de dónde vengo. Gracias por compartirlo.

  • #2

    Fernando Cravioto (lunes, 01 febrero 2016 21:06)

    Gracias, Charo. Se dice que somos polvo de estrellas... Qué bonito si fuera cierto. Yo, de hecho, así lo creo. Me gustan los finales felices. ♥

  • #1

    CHARO MANJÓN (lunes, 01 febrero 2016 19:26)

    Es una bell historia y tiene un didáctico final.
    Me ha gustado.
    Gracias Fernando...